ambientar una novela Entrevista

¿Estás trabajando en una novela y te interesa saber cómo desarrollar la ambientación? En esta nueva entrevista, hablamos con Vanessa Flores quien nos cuenta sus mejores consejos para ambientar una novela. A continuación, descubre las recomendaciones, el contenido que no debería faltar y los errores más comunes.

Cuéntanos brevemente quién eres, a qué te dedicas y cuál es tu historia como escritora

Mi nombre es Vanessa Flores y escribo novelas románticas sin relaciones tóxicas.

Desde que tengo uso de razón, me recuerdo creando historias; al principio, no eran más que dibujos con alguna frase (muy tipo cómic) y, cuando fui creciendo, se convirtieron en historias narradas, con alguna ilustración de soporte (siempre me ha gustado mucho dibujar). A los doce años, escribí mi primera historia completa (a máquina y todo) y, desde ese momento, ya no he parado de crear historias.

No ha sido hasta hace poco más de un año que he empezado a publicar. Crecí con la idea de que la literatura no era una dedicación seria y que si escribía sería una muerta de hambre, así que siempre era algo que dejaba como afición y nunca tomaba en serio.

Por suerte, con los años me he dado cuenta de que esa idea no es más que costumbre y miedo. Con mi edad, miedo tengo cada vez menos, así que me lancé a la piscina con Primeras impresiones y, desde luego, creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Ojalá me hubiera atrevido a hacerlo antes.

¿Qué tres consejos o recomendaciones te gustaría dar para definir y desarrollar la ambientación de una novela?

La ambientación es fundamental.

Para mí, una cosa importante es conocer muy bien de qué estás hablando. Sé que hoy día se tira mucho de Google Maps para escribir sobre ciudades y lugares que no has pisado nunca, pero creo que así se pierde un poco de magia.

  • Ubica tu historia en una ciudad que conozcas bien (eso no quiere decir que en algún momento no puedas tirar de Google Maps para recordar algo con más detalles).
  • En un momento que controles.
  • Con una atmósfera y conflictos sociales que te sean cercanos.

Creo que estos tres puntos facilitan el trabajo y hacen el producto final mucho más sólido.

Dinos qué datos sobre la ambientación debería conocer el autor o la autora, antes de iniciar la escritura

Sin duda hay que empaparse muy bien. Como comentaba en la anterior pregunta, hay que conocer el lugar donde todo sucede, el momento en el que se va a desarrollar la historia, ya sea pasado o presente y, si por lo que sea, no conoces ni una cosa ni la otra, hay que hacer un buen trabajo de investigación para no meter la pata.

Lugar y momento en el que todo ocurre son como los cimientos fundamentales de cualquier buena historia.

Conflictos sociales y trasfondo político sería otro tema a tener en cuenta, en función del argumento y el género que se escriba. En mi caso, al escribir novelas románticas, no suelo prestar tanta atención a este punto, pero si escribes, por ejemplo, novela histórica, suele ser otro de los puntos fundamentales para tener bien cimentada la historia.

¿Cuáles son, según tú, los principales errores que se suelen cometer al trabajar la ambientación de una novela?

No darle importancia y no habérsela preparado.

Hace poco, leí una novela muy popular y querida entre el público y aluciné con lo mal ambientada que estaba. La historia entre los personajes estaba bien, era amena y adictiva, pero la ambientación brillaba por su ausencia. Era una historia de época y yo solo podía imaginar a los personajes dentro de una caja blanca en la que no había nada. Ni tapices en las paredes, ni paneles de madera, sin alfombras, ni frondosos cortinajes, sin retratos familiares, ni bibliotecas privadas, un despropósito total. Estaba todo vacío y carente del más ínfimo detalle.

Me chocó mucho que una historia con una ambientación tan poco trabajada estuviera triunfando tanto, pero también es verdad que hay una sección de gente que da más importancia a otros temas de la trama y a la que la ambientación le importa poco. Así que si no vas a trabajar la ambientación, siempre habrá quien te lea; pero, claro, el nivel de exigencia contigo mismo/a y tu obra será mínimo.

¿Qué libros le recomendarías a un escritor novel y por qué?

Para mí, uno de los mejores creadores de mundos y ambientación que hay actualmente es Brandon Sanderson. Si vas a crear un mundo fantástico desde cero, este hombre es tu nuevo dios. Cualquier cosa suya que leas siempre será una muy buena elección.

Si te gusta escribir novelas ambientadas en ciudades que conoces, alguien que para mi gusto lo hace muy bien es Elísabet Benavent. Solo he leído alguna de sus historias ambientadas en Madrid, pero es que Madrid se respira en el ambiente en todo momento. Eso es una cosa que me gusta mucho.

Quien me conozca sabe que no puedo hablar de autores a los que recomiendo sin recomendarla a ella: Jane Austen es una de las autoras que mejor refleja los conflictos sociales de su época. Así que si vas a escribir una historia en la que haya algún tema social importante para la trama, esta escritora es imprescindible como referente.

A título personal, mi recomendación sería que si piensas escribir sobre un tema, un lugar, o una época que no conoces bien, incluye libros y películas que hablen sobre lo que quieres escribir, en tu proceso de investigación. Ayuda mucho a empaparse bien y tener la cabeza en el momento y el lugar que queremos plasmar. Eso sí, no por ello dejes de investigar otras fuentes. Nada es infalible y hay muchos libros y cine con errores históricos.

Sin más, todo se reduce a trabajar mucho e investigar otro tanto. Aunque si eres escritor o escritora de fantasía o ciencia ficción, todo está en la imaginación y la capacidad creadora. Siempre he sido lectora de estos géneros y creo que las mejores creaciones de ambientes que he llegado a leer están dentro de estos dos géneros.


Nos queda claro ahora la importancia de saber ambientar una novela. Es clave conocer, en principio, el lugar, la época y los conflictos de la sociedad. Recuerda seguirnos en @_prosepel para más consejos e inspiración de la buena.