escribir los primeros párrafos de una novela Escritura

¿Te gustaría captar la atención de tus potenciales lectores desde el principio? Imagina que caminan entre decenas de libros, toman uno entre sus manos, empiezan a leerlo y, al final, deciden llevárselo. ¿No es la mejor noticia generar ese efecto? Hoy te decimos cómo conseguirlo. A continuación, citamos algunos consejos para escribir los primeros párrafos de una novela y conseguir que tu lector no dude en comprar la historia.

1- Desarrolla una imagen concreta

Escribe como si estuvieras delante de un cuadro. Incluye los detalles justos que brinden información con los cinco sentidos. Con este recurso, conseguirás introducir al lector en el mismo espacio en el que estén viviendo los personajes de la historia.

2- Empieza con la acción

Puedes comenzar con la técnica in media res (en mitad de la historia) o con la alternativa in extrema res (en el extremo del asunto) Es decir que, puedes empezar la narración por un punto avanzado en la historia o por el final o la última parte. El objetivo es mostrar la situación a la que han llegado los personajes tras los acontecimientos vividos con anterioridad.

3- Coloca una pregunta

Iniciar con un diálogo, más aún con un interrogante, podría resultar bastante atractivo para el inicio de la novela. Si conviertes dicha conversación en el detonante del conflicto principal de la novela, ni lo dudes. Apela a la curiosidad y utiliza una pregunta que invite a tu público a seguir leyendo sin detenerse, despierta las ganas de querer saber un poco más.

4- Introduce un personaje en movimiento

En las primeras líneas, trata de mostrar que el protagonista (u otro personaje) se está moviendo. Tal vez está corriendo para alcanzar un avión, escapando de una persecución o, simplemente, cambiándose de ropa. Esta intención de movimiento hará que el lector se lo imagine y reforzará la acción. 

5- Sitúa al lector en tiempo y espacio

Si el contexto incide directamente en la historia, esta es la mejor opción para el principio de tu novela. La clave no está en describir un lugar y una época, sino en incluir al personaje en un determinado tiempo y espacio, contar el contexto a través de la mirada de la figura que vive la historia.

Prosepel te permite imaginar diferentes principios y reunirlos en el menú Puntos Clave. Regístrate ahora.


Recuerda que al escribir los primeros párrafos de una novela vale la pena detenerse. Piénsalo bien, es fundamental dar con la forma indicada para comenzar la historia. Uno de los secretos para enamorar a los lectores.