el bloqueo de la hoja en blanco Creatividad

Imagina que estás a punto de comenzar a escribir una novela, tienes muchas ideas sueltas en la cabeza y una ilusión incontrolable por volcar la narración en el papel. Sin embargo, cuando te sientas frente al ordenador, se produce el bloqueo de la hoja en blanco. Enfrentar el papel y sentir que la inspiración desaparece. Las palabras no fluyen y cualquier información nueva resulta desestimable. Para esos momentos, te recomendamos las siguientes estrategias:

1. Agendar el tiempo para escribir

Mira la agenda o el calendario y señala horarios para dedicarte a la escritura. No importa cuándo, descubre cuáles son esos bloques de hora en los que te encuentras más a gusto para escribir y crear sin interrupciones.

2. Buscar inspiración con palabras clave

Aprovecha el Internet, las redes sociales como Instagram y Pinterest para buscar ideas que puedan servir como puntos de partida para una historia. Te recomendamos prestar atención a los detalles visuales. Pero cuidado, no te excedas en este punto más de 30 minutos. 

3. Preparar el espacio de escritura

Nunca puedes empezar a escribir en un lugar en el que no sientas la comodidad que necesitas. Limpia el escritorio de distracciones y deja solo los elementos necesarios: ordenador, libreta, bolígrafo, notas y no mucho más.

4. Usar listas

Las listas con viñetas o números suelen ser una forma bien visual de apuntar ideas, personajes, lugares, etc. Utiliza las que necesites para descargar la cabeza y encontrar la inspiración que te hace falta. Sin duda, dar este primer paso es como echar leña al fuego en un sentido positivo.

5. Escribir sin parar

La escritura automática puede ser una técnica compleja cuando parece que la hoja en blanco nos atrapa. Desde Prosepel, la empleamos siguiendo esta técnica: tomamos papel y bolígrafo, y comenzamos a escribir sin pensar. Es posible colocar los pensamientos, apuntar ideas o planes sueltos, anotar recuerdos o simplemente valernos de las sensaciones que estamos viviendo.


En pocas palabras, para superar el bloqueo de la hoja en blanco, la clave está en tratar de olvidar las presiones, sin olvidar el foco en el objetivo: comenzar o continuar una historia. El tiempo y el espacio importan. Emplea elementos visuales para inspirarte y dejar que la imaginación vuele. A veces, escribir sin interrupciones es la acción que estamos necesitando.